3/02/2015

PROTEÍNAS VEGETALES vs PROTEÍNAS ANIMALES


En el anterior post os hablábamos de las situaciones en las cuales estaría justificado la toma de suplementos de proteínas por parte del deportista, hoy os mostramos las diferencias, pros y contras de suplementar al deportista con proteína animal o vegetal. El encargado de hablarnos sobre el tema el dietista-nutricionista José Antonio Rodríguez

El aporte de proteínas en la dieta, según qué personas, puede resultar un asunto delicado pero que cobra vital importancia cuando quieren estar bien nutridos, o cuando quieren reparar cierta funcionalidad orgánica en la que los aminoácidos (pequeñas moléculas que forman las proteínas completas) son lo más importante. El conflicto existe cuando hay que elegir entre proteínas animales, proteínas vegetales o ambas.

La población más delicada y más preocupada en este sentido es el sector de vegetarianos o veganos. Esto se debe a que los grupos de alimentos que más cantidad de proteínas contienen, y mayor valor biológico, son de origen animal (pescados, carnes, huevos y lácteos). En cambio, los cereales, legumbres o frutos secos, aunque también contienen proteína, son deficitarios en ciertos aminoácidos (aminoácido limitante) que los convierte en alimentos con proteínas de bajo valor biológico. La solución sería tan fácil como combinarlos, que en un principio no debería suponer un problema, pero que en ocasiones no se realiza.

VENTAJAS DE LAS PROTEÍNAS VEGETALES FRENTE A LAS DE ORIGEN ANIMAL

A diferencia de las proteínas vegetales las proteínas animales contienen muchas purinas. Estas son sustancias que deben ser disueltas por el hígado y eliminadas por el riñón en forma de ácido úrico. Tendemos a consumir demasiadas purinas cuando seguimos una dieta rica en proteínas y/o tomamos muchas bebidas alcohólicas. Ese consumo excesivo de alimentos ricos en purinas es uno de los principales riesgos de las dietas hiperprotéicas, tan peligrosas para la salud si no han sido elaboradas por un dietista- nutricionista.


Entre las purinas que abundan en la carne está la xantina, de acción excitante sobre el corazón y el cerebro, causa de la hiperactividad de los carnívoros. Las purinas de productos vegetales son menos dañinas por contener potasio y ser un diurético.

El riñón puede eliminar hasta 600 mg de purinas al día, siempre que esté sano. Imaginad la saturación de purinas que existe en la alimentación actual, cuando con dos filetes de carne (200 g. aprox.) hemos cubierto la mitad de lo que el riñón debe de limpiar. Todas estas toxinas son principio de enfermedades y problemas de piel, a la vez que es el sistema linfático el que recoge estas sustancias convirtiéndose en un estercolero, y este es un camino directo a enfermedades degenerativas en general, gota, o incluso cáncer.

Las proteínas vegetales:
  • Contienen menos purinas, se filtran y se eliminan mejor. 
 
  • El tipo de grasas es insaturado, y más saludable. 
 
  • No contienen colesterol. 
 
  • Tienen fibra. 
 
  • Sobrecargan menos el hígado y los riñones. 
 
  • Fáciles de digerir. 
 
  • Ideales para dietas bajas en calorías. 
 
  • Son más baratas para nuestra economía y la del planeta. 

(basem http://www.stockvault.net/photo/132290/nuts)

VENTAJAS DE LAS PROTEÍNAS ANIMALES FRENTE A LAS DE ORIGEN VEGETAL 


Su ventaja principal radica en la “calidad” de sus aminoácidos. Aclaro dos términos:
  1. Aminoácidos esenciales: Indispensable consumirlos a través de la dieta, ya que nuestro cuerpo no es capaz de crearlos mezclando otras moléculas. Son: Leucina, Isoleucina, Valina, Fenilalanina, Lisina, Metionina, Treonina y Triptofano. Durante la infancia y adolescencia: Arginina e Histidina. 

  2. Aminoácidos no esenciales: Nuestro organismo los sintetiza a partir de otras sustancias, siempre y cuando no nos falte de nada porque seguimos una dieta variada. Son: Alanina, Cisteina, Cistina, Glicina, Hidroxiprolina, Prolina, Serina, Tirosina, Ácido aspártico, y Ácido glutámico (la famosa Glutamina). 

La calidad de una proteína depende de su contenido en aminoácidos esenciales. Esa calidad está medida por un índice llamado valor biológico. Por lo tanto, una proteína es de alta calidad o tiene un alto valor biológico cuando es rica en aminoácidos esenciales. 
La proteína de origen animal tiene un valor biológico alto. 
Por decirlo de alguna manera, las mejores son las proteínas de la leche materna (cómo no) y la de los huevos. Le siguen las proteínas de la carne y el pescado, y luego los lácteos. 

Se considera que las proteínas de origen animal son más “nutritivas “y completas que las de origen vegetal, que son incompletas y de un menor valor biológico. 
Para que las proteínas vegetales sean completas deben mezclarse entre sí. Por ejemplo:

  1. Legumbres (pobres en Metionina y Cistina) + cereales (pobres en Lisina). 

  2. Frutos secos (pobres en Lisina y Metionina) + lácteo. 

  3. Vegetales (pobres en Cistina, Metionina e Isoleucina) + huevo. 

Obtener una proteína completa NO ES NADA DIFÍCIL, es más, basta con comer variado (nada de dietas disociadas). 


¿Y PARA DEPORTISTAS?

Siguiendo la línea de lo que acabamos de describir y teniendo en cuenta la idiosincrasia de cada deporte: el gasto energético aumenta la demanda de aminoácidos, hay que recuperar el desgaste muscular, etc... Exactamente lo mismo que contamos en el anterior post SUPLEMENTACIÓN DEPORTIVA CON PROTEÍNAS .


              Vector de Cartel diseñado por Freepik

Para que no os limitéis en el mundo de las proteínas de suero de leche (whey), aquí os mostramos una lista de patentes de proteína vegetal, que se comercializan aisladas o combinadas con otros ingredientes para formular productos más concretos.








¡Pero recordad bien! ¿Os queréis? ¿Os estimáis?. Pues no compréis a lo loco.

LOS DEPORTISTAS DEBEN INTENTAR CUBRIR SUS NECESIDADES DIARIAS DE PROTEÍNA A TRAVÉS DE UNA ALIMENTACIÓN NORMAL SIN SUPLEMENTOS. En su caso, buscad un nutricionista titulado (Técnico Superior en Dietética, Diplomado en nutrición Humana y Dietética, Graduado en Nutrición Humana y Dietética) que valore en su caso la necesidad de suplementar con proteínas y os adapte vuestra alimentación a vuestras necesidades.

¿Habéis elegido ya vuestra preferencia? ¿Proteínas animales? ¿Proteínas vegetales? ¿Ambas?

Sobre el autor: José Antonio Rodríguez es Técnico Superior en Dietética y Nutrición, Diplomado en Nutrición Human y Dietética y Tecnólogo de los Alimentos. Tiene experiencia en empresas alimentarias como tecnólogo de los alimentos y en suplementación deportiva y dietas personalizadas en fisioculturismo. @RodriguezD_N

Referencias:

5 comentarios:

  1. En relación a este post
    ¿Habéis visto esto que ha compartido el maestro Jorge Luis Roig? Muy interesante
    http://g-se.com/es/nutricion-deportiva/blog/proteina-animal-vs-proteina-vegetal-en-la-respuesta-anabolica-muscular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante el post, la respuesta metabólica es distinta para proteína de origen vegetal y de origen animal, y parece ser que es debido al diferente aminograma entre las proteínas, solución: conseguir composiciones o formulaciones para proteínas vegetales con un aminograma lo mas parecido posible al las proteínas animales (diferencias principalmente en leucina).

      Gracias por tu aporte

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La mejor prueba es la que se puede observar. Y que mejor que con uno mismo. Yo soy vegano hace 2 años y ahora me siento mejor en todos los aspectos físicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mas importante es que la alimentación se base en alimentos saludables y esté bien planificada, no importa que sea dieta vegana, vegetariana u omnivora. Gracias por tu comentario. Te suplementas con B12?

      Eliminar