1/26/2011

Hipertensión arterial

¿Fármacos o cambio de estilo de vida?

El tratamiento no farmacológico de la hipertensión va dirigido aquellas personas con presión arterial normal-alta, como tratamiento de inicio del tratamiento antihipertensivo o complementando el tratamiento farmacológico antihipertensivo. Todo tratamiento hipertensivo debe ser personalizado e individualizado bajo prescripción facultativa, ahora bien la adopción de ciertos estilos de vida saludables pueden ayudar tanto a reducir la hipertensión como a prevenir el riesgo de enfermedad cardiovascular.


- Cambios de estilo de vida que ayudan a reducir la presión arterial:

Reducción del consumo de sal
Limitación del consumo de alcohol
Disminución del consumo de grasa
Aumento del consumo de frutas y verduras
Aumento del actividad física
Reducción de peso


- Cambios en el estilo de vida que ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular:

Abandono del tabaco
Adopción de una dieta mediterránea.
Disminución del consumo de grasa.
Reducción de peso y aumento de la actividad física.

El efecto antihipertensivo de la reducción de peso aumenta cuando se combina con un aumento de la actividad física. La cantidad y tipo de ejercicio debe individualizarse para cada persona (prescripción facultativa), siendo las actividades aeróbicas moderadas (por ejemplo caminar a paso rápido unos 45 minutos) las mas recomendables.

Reducción del consumo de sal y limitación del alcohol.

Disminuir la cantidad de sal en la cocción de los alimentos, eliminar la sal de mesa etc… procurando no consumir mas de 5g/dia de sal (estos 5 gramos incluyen la sal de adición y la contenida en los propios alimentos) ayuda a disminuir la presión arterial. Ciertos alimentos contienen sal ( o sodio) en su composición, limitando su consumo se limitará el consumo de sal; Evitar: sal de cocina, salazones, embutidos, fiambres, caldos y sopas concentradas y de sobre, salsas, snack, mariscos, sales dietéticas (de ajo, apio etc. …), edulcorantes artificiales (ciclamato sódico o sacarina, algunas bebidas gaseosas contienen este edulcorante), y los alimentos enlatados en general.

Aquellas personas que tengan hipertensión y que no consuman alcohol deberán seguir sin consumir alcohol, y aquellos personas con presión arterial alta o hipertensos que consuman alcohol deberían reducir el consumo al mínimo(20g diarios, o lo que es lo mismo 1 copa de vino o un vaso de cerveza al día). En todo caso se evitará el consumo compulsivo de alcohol (borracheras).

Modificaciones dietéticas.

Aparte de las ya expuestas (reducción del consumo de sal y del alcohol), un aumento del consumo de frutas y verduras, una disminución del consumo de grasa en general, (por ejemplo consumo de lactetos desnatados), disminución del consumo de carnes rojas (cerdo, cordero etc) y sustitución en gran parte del consumo de carne por pescado ayudaran a mantener un peso corporal estable y a disminuir la presión arterial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario